COVID-19: Tecnologías ganadoras y perdedoras.

La crisis del coronavirus ha impactado enormemente en los negocios.

Mientras algunas estrategias y herramientas de TI han estado a la altura de las circunstancias, otras deberán replantear su estrategia y continuidad en el futuro.

Aunque quizás sea un poco pronto, te dejo esta recopilación de las categorías y estrategias tecnológicas que se han beneficiado de los cambios provocados por la crisis de la covid y aquellas que probablemente experimentarán un replanteamiento tras la pandemia.

 

¿Cuáles son las tecnologías ganadoras y perdedoras en la era del COVID-19?

 

Videoconferencias y su ecosistema

El gran ganador sigue siendo fácil de detectar: la demanda de herramientas de videoconferencia se ha disparado a medida que las reuniones y las clases se han trasladado a Internet. No solo se están beneficiando las grandes plataformas.

El auge de las reuniones virtuales ha atraído proyectos satélites adaptados a nichos más pequeños. Zoom, por ejemplo, tiene un mercado de aplicaciones con extensiones especializadas para sectores como el financiero, el educativo, el de servicios al cliente y más de una docena de categorías. También hay proyectos de software similares construidos en torno a Microsoft Teams y Google Meet.

Los sistemas de alto perfil no son los únicos. Herramientas de código abierto como Jitsi permiten a cualquiera alojar su propio sistema de videoconferencia, ya sea para ahorrar dinero o aumentar la seguridad. Incluso hay opciones para descargar el trabajo de alojamiento a otros con Jitsi as a Service (JaaS).

Además, el hecho de poder ver a todos tus compañeros en pequeñas cuadrículas en tu portátil ha sido un revulsivo para los proveedores de servicios en la nube. Las videoconferencias están haciendo funcionar cada vez más máquinas en la nube para satisfacer las demandas que aumentan y disminuyen en función de los horarios de la escuela y la oficina. Son especialmente útiles las máquinas con GPU de alta potencia, ideales para generar versiones en miniatura de los flujos de vídeo sobre la marcha.

 

Herramientas de gestión de la oficina

Decenas de paquetes de software y hardware diseñados para simplificar el día a día en las oficinas físicas están sufriendo un duro golpe.

Mientras una gran parte de la plantilla trabaje desde casa, habrá mucha menos demanda de software empresarial para tareas como la programación de salas de conferencias.

Lo mismo ocurre con los productos de hardware, como esas pequeñas tabletas situadas junto a las puertas de las salas de conferencias que anuncian quién tiene la sala reservada. Un número sorprendentemente grande de productos utilizan sensores de proximidad física para detectar los chips RFID de las tarjetas de identificación para controlar el acceso o hacer un seguimiento del uso de herramientas de oficina como las fotocopiadoras. Las herramientas construidas en torno a la detección de personas mediante la presencia física no serán una prioridad, al menos para los trabajadores que no regresan a la oficina en masa.

 

La nube

La forma en que la nube se ha expandido para absorber la demanda de software de videoconferencia y colaboración es un verdadero ejemplo de la visión que ha construido esta reserva elástica de recursos computacionales. Aunque algunas empresas de la nube han advertido de que algunas instancias pueden no estar disponibles inmediatamente, y algunos precios al contado han sido un poco más altos, en su mayor parte los precios al contado se han mantenido mucho más bajos que los costes bajo demanda. La nube ha cumplido en gran medida cuando la sociedad más la necesitaba, y las empresas están acelerando y aumentando su adopción a raíz de la crisis.

 

‘on-prem’

Mantener las máquinas en las instalaciones sigue teniendo sentido para algunas cosas. La factura de la informática fija suele ser mucho más baja, por ejemplo. Pero cuando los empleados están fuera de la oficina, hay menos distinción entre el centro de datos de la nube al otro lado del país y la sala de servidores de su empresa en la oficina. Lo mejor que se puede hacer es un «ping» a ambas máquinas.

Hay arrugas más profundas. Muchas empresas meten salas de servidores ligeras en el espacio de almacenamiento sin ventanas. Los propietarios no alquilan edificios que sean 100% espacio para oficinas de esquina. Suelen mezclar algún espacio sin valor que incluso los internos se niegan a ocupar. Si se añaden incentivos como la electricidad a precio económico que ofrecen algunas ciudades, esconder las viejas máquinas en la esquina del edificio puede resultar muy barato. En invierno, incluso ayudan a calentar el edificio. Por supuesto, todas estas ventajas desaparecen si las empresas renuncian a los contratos de alquiler de los grandes edificios y en su lugar reducen su tamaño, pidiendo a gran parte de su plantilla que trabaje desde casa.

 

Software de colaboración

Las herramientas ofimáticas que permiten a las personas trabajar en colaboración en documentos o presentaciones son más valiosas que nunca. Las reuniones cara a cara en las que alguien se pasa por un despacho o llama al personal a una sala de conferencias para que extienda un papel sobre una mesa son casi totalmente nulas. Todo ese duelo se ha trasladado a Internet, por lo que la demanda (y la tolerancia) de pizarras online y herramientas de colaboración que faciliten el trabajo a distancia ha aumentado considerablemente. Y ahora que el genio ha salido de la lámpara y que muchas empresas están reconsiderando sus estrategias de trabajo a distancia incluso después de la vuelta a la oficina es de esperar que la demanda se mantenga durante algún tiempo.

Y aquí, al igual que con la videoconferencia, hay mercados auxiliares de herramientas que también pueden beneficiarse del aumento. Zoho, Salesforce, Google, Microsoft y casi todas las demás herramientas de colaboración en línea cuentan con un mercado en el que terceros pueden ofrecer extensiones que añaden funcionalidad a las plataformas.

 

Software presencial

No todas las partes del negocio del software de vídeo están en auge. Las empresas especializadas en la creación de salas de conferencias equipadas para videoconferencias no van a encontrar mucha demanda, aunque las más inteligentes se orientarán al mercado doméstico, donde pueden ayudar a la gente a añadir una iluminación elegante y micrófonos de alta calidad a sus oficinas en casa.

Hay cientos de otros proyectos que apoyan a las personas que se reúnen en persona. Las conferencias suelen enviar sus propias aplicaciones para que los asistentes sepan qué charla hay en cada sala. Las impresoras de gran formato ofrecen copias físicas de gran tamaño que funcionan bien clavadas en las paredes o extendidas en una mesa donde se reúne la gente. Las tiendas de desarrollo y diseño creadas en torno a estos ecosistemas se verán afectadas durante algún tiempo.

 

‘agile’

¿Su equipo tiene una sala de conferencias con las paredes cubiertas de diagramas de Gantt para un modelo de desarrollo en cascada para poder cumplir con una fecha de entrega en 24 meses? ¿Ha bloqueado dicha sala de guerra para celebrar reuniones de progreso semanales o incluso diarias? Sorpresa. Ese era el plan de ayer. Hoy, pasamos a trabajar en casa. Es posible que aún tengas que elaborar enormes gráficos y apuntar a fechas de entrega para dentro de dos o tres años, pero tendrás que pensar con rapidez y ajustarte en minutos. Los modelos elaborados y fijados en hormigón no funcionarán hoy en día.

 

Modelización y los datos del pasado

Dos de las tendencias de moda en la maquinaria tecnológica han sido «inteligencia artificial» y «aprendizaje automático», herramientas automatizadas para convertir los datos del pasado en modelos para predecir el futuro. Gracias a la pandemia, el bloqueo, los cambios drásticos en los hábitos y las actividades, por no hablar de las consiguientes consecuencias económicas, todos los que ponen en marcha estas tecnologías se enfrentan a un reto de modelado de datos, ya que han cambiado muchas cosas. Todos los grandes lagos y almacenes de datos están llenos de números basados en cómo funcionaba el mundo antes de la pandemia, pero estos datos no pueden ayudarnos a averiguar lo que vendrá después. No podemos utilizar los datos del tercer trimestre de 2019 o de 2018 para predecir el tercer trimestre de 2020 porque hay muchas cosas diferentes. Y todo el mundo espera que 2021 no se parezca en nada a 2020. Nadie sabe lo que nos deparará el futuro, pero lo más probable es que no se parezca mucho a lo que hemos visto.

Fuente: ciospain

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.