La nube y las PYME: una historia de amor

Los servicios de cloud computing, mejor conocidos como «la nube», permiten a las empresas transformar parte de sus costos fijos en variables mediante el cobro de los servicio efectivamente utilizados.

 

La facilidad de contratación, el control sobre los costos derivados del servicio y la capacidad de crecimiento, abren todo un mundo de posibilidades para la micro, pequeña y mediana empresa.

 

En Internet tenemos una enorme cantidad de servicios y aplicaciones disponibles para hacernos la vida más fácil.  Algunas enfocadas a nuestras finanzas personales, otras a procesos clave de nuestros emprendimientos.  Sea cual sea la situación, queda claro que las PYME que trabajen en la nube podrán reducir sus costos, simplemente dando de baja usuarios, reduciendo los recursos y servicios contratados, etc.

 

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la nube?

 

En la actualidad se habla mucho de este modelo de negocios.  Por tanto, es normal preguntarse qué es la nube y cómo funciona.

Para definir rápido y sin rodeos, la nube o el cloud computing, es el entorno virtual al que accedemos a través de Internet.

Apoyado en una aplicación instalada en un servidor externo, los servicios en la nube permiten a un usuario acceder y gestionar sus datos y documentos a través de dicha aplicación.

Sin la necesidad de instalar programas en nuestros propios equipos, los datos e información con los que trabajemos podrán consultarse las 24 horas del día desde cualquier punto del planeta con acceso a Internet.  Para esto, será necesario contratar el servicio de cloud computing a una de las tantas empresas proveedoras de este tipo de servicios.

 

¿Qué ventajas tiene trabajar en la nube?

Una de las principales ventajas de contratar mediante este sistema, es la practicidad y conveniencia que tienen a la hora de facturar sus servicios.  Cuando contratamos, podremos hacerlo pagando de forma mensual, anual o por los servicios en la nube que efectivamente hayamos recibimos.

Otra ventaja, es que la empresa contratada se ocupará del mantenimiento del programa que se utilice y nos proporcionará los usuarios que sean necesarios para poder acceder a nuestros datos almacenados en la nube y así poder consultar y trabajar libremente con ellos.

Gracias a que existen una infinidad de empresas que proveen servicios de este tipo, las pequeñas y medianas empresas pueden disponer de soluciones tecnológicas más apropiadas a su tamaño y sus necesidades.

 

¿En dónde está la nube?

Básicamente, la nube está en Internet y es esta su principal ventaja.  No contar con un lugar físico en donde esté el sistema utilizado es uno de los puntos atractivos que presentan este tipo de soluciones.

Si bien el principal cometido del cloud computing es permitir el acceso desde cualquier lugar sin importar realmente dónde esté físicamente instalado el software, esto no significa que el acceso sea libre para todo el mundo.

Con el fin de proteger la información confidencial de la empresa, el administrador del sistema configurará las restricciones de acceso permitiendo la utilización únicamente a usuarios autorizados.

 

¿Es segura la nube?

Independientemente de su tamaño, la ciberseguridad es un área de vital importancia para todo tipo de empresas.

El servicio ofrecido en la nube no tiene por qué ser más inseguro que un sistema ubicado en las instalaciones de la empresa.  Las organizaciones que brindan los servicios de cloud computing se toman muy en serio la seguridad.  Tanto es así que resulta altamente probable que los equipos informáticos que se utilizan en muchas empresas (sin importar si se trata de pymes o grandes empresas) cuenten con menos y peores medidas de seguridad que los proveedores de estos servicios.

A su vez, instalar una red privada que permita a diferentes terminales y usuarios conectarse a un mismo software de gestión las 24 horas del día, supondrá costos de adquisición de infraestructura, hardware y mantenimiento, que podría resultar imposible de costear para más de una empresa.

Por tanto, si se busca soluciones simples, rápidas, efectivas y a costos accesibles, la nube puede tener la respuesta.

 

 

 

¿Usas «la nube»?  Te invito a que cuentes tu experiencia en los comentarios 🙂
¡comparte en tus redes!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *